sábado, 26 de febrero de 2011

Febrero de Chiapas


Febrero en Chiapas, un recuento de la represión ejercida por el gobernador Juan Sabines. Día dos: un grupo de integrantes del PRI agrede a los ejidatarios de San Sebastián Bachajón, adherentes de la otra campaña y responsables de la caseta de entrada del centro turístico de Agua Azul.

Tres de febrero: los ejidatarios de Bachajón realizan una protesta y son duramente reprimidos por medio millar de policías estatales y federales, apoyados por el Ejército Mexicano. En el operativo son detenidas 117 personas, de las cuales liberan a 107 y a 10 las mantienen en prisión. “Nuestros 10 compañeros presos en Playas de Catazajá fueron tomados como rehenes por el gobierno del estado, como medida para forzarnos a aceptar su proyecto ecoturístico y acabar con la organización de la otra campaña en el ejido”, dicen aLa Jornada los ejidatarios tzeltales.

Trece de febrero: integrantes de la agrupación de corte paramilitar Alas de Águila-El Ejército de Dios realizan un ataque armado contra los ejidatarios de Mitzitón, quienes se oponen al paso por su comunidad de la nueva autopista San Cristóbal-Palenque.

Quince de febrero: los paramilitares cierran la carretera y destruyen algunas cercas comunitarias ante la indiferencia de los efectivos policiales ahí apostados, quienes se mantienen simplemente como testigos.

Veintidós de febrero. En solidaridad con sus compañeros de San Sebastián Bachajón y Mitzitón, alrededor de 300 integrantes de Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas se movilizan en la carretera internacional Pijijiapan-Tapachula, a la altura de Las Pilitas. El gobierno del estado ordena unoperativo en el que se detiene a 16 personas, entre ellas tres abogados del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa.

Ese mismo día, el Centro de Derechos Humanos San Bartolomé de las Casas informa que mientrasintegrantes del Centro de Derechos Humanos y del Consejo de Vigilancia del ejido Tila se encontraban en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la ciudad de México, para dar seguimiento jurídico al expediente del ejido Tila, funcionarios del ayuntamiento municipal de Tila comenzaron a seguirlos y a fotografiarlos sin su consentimiento y de forma intimidatoria.

La suma de los recientes acontecimientos ha motivado el llamado a una reunión urgente de la Red contra la Represión y la Solidaridad, este sábado en local de UNIOS (Carmona y Valle 32, colonia Doctores). Por alguna razón, febrero se relaciona con la represión. En un recorrido por la historia reciente, el segundo mes del año es particularmente agresivo contra los movimientos sociales. Y siempre, si se hace memoria, han conseguido levantarse. Lo bueno es que sólo trae 28 días.

viernes, 25 de febrero de 2011

De México a Libia hay poco trecho… en la represión


Son ya cosa muy mexicana los fenómenos de violencia extrema que consideraban asunto del Cono Sur, bajo las dictaduras militares, muchos mexicanos de clase media con cierto nivel cultural y de información, o para decirlo más claro: posgrados universitarios, lectura frecuente de Proceso y La Jornada, acceso a libros, internet y televisión por cable.

Hará apenas un par de años que vino a Xalapa y dio una conferencia Ramón Piqué, ex preso político catalán bajo el terror del gobierno castellano contra todos los autonomismos en lo que Madrid llama “España” y sus opositores “Estado español”. El ex preso de conciencia catalán habló de la realidad de la prisión de conciencia y la tortura en el Estado español, y contó su personal caso, en el cual fue interrogado por el juez Baltasar Garzón, a quien le dijo: “Fui torturado”, sin que el juez hiciera el menor caso a su denuncia.

El público universitario que tuvo la oportunidad de platicar con él al final de su testimonio, y de ver en videos breves los testimonios de otros torturados en el Estado español, se mostró sorprendido de que en un país como España ocurrieran semejantes cosas, de las cuales para ellos el referente más cercano eran las dictaduras del Cono Sur.

Después de mucho pensarlo, recordaron las masacres de Tlatelolco, el Jueves de Corpus, y de manera muy vaga la “guerra sucia”. Con más esfuerzo aún recordaron que en 2006 hubo fuerte represión en Atenco y Oaxaca, además era reciente otra en Morelos. Pero fue el conferencista quien hizo referencia a Chiapas.

Quizá el fenómeno psicológico que impedía -a un sector representativo de la clase media- ver que su país, al igual que el Estado español que descubrían con sorpresa en voz de los ex presos de conciencia y torturados, luchadores sociales autonomistas o independentistas, no era muy respetuoso de los derechos humanos.

Hoy no podemos seguirlo evadiendo y negando, la violencia política, la violencia militar, la violencia paramilitar, el terrorismo de estado, si queremos llamar las cosas por su nombre y sin eufemismos, la contrainsurgencia, la represión, la prisión política, las ejecuciones extrajudiciales, las detenciones desapariciones, son en México una realidad cotidiana.

El régimen que encabeza Felipe Calderón puede compararse con los regímenes del terror como método de represión política que existen y han existido en otros países considerandos “democráticos”, con esa democracia de bajísima intensidad, o como dice una humorista: democracia sin azúcar, España, los Estados Unidos, Chile, Colombia, Israel, Guatemala, por ejemplo.

En nuestro país, no solamente se criminaliza y persigue a quienes defienden su territorio y recursos naturales, como a los indígenas, campesinos y ejidatarios de la Otra Campaña en Chiapas: Bachajón, Mitzitón, la Región Costa, sino que se detiene, incomunica y, en los hechos, desaparece a los defensores de derechos humanos del centro de derechos humanos “Digna Ochoa”: José María Martínez Cruz, Eduardo Alonso Martínez Silva, abogados del Centro, y Nataniel Hernández Núñez, director de esa organización; además, grupos no identificados (probablemente paramilitares o como les llamaron en Guatemala “escuadrones de la muerte”) detienen desaparecen y luego ejecutan extrajudicialmente a familiares de defensoras de derechos humanos en Ciudad Juárez. Con los cuerpos recién encontrados, la lista de los integrantes de la familia Reyes ejecutados extrajudicialmente asciende a cuatro: Josefina Reyes Salazar, Elías Reyes Salazar, Magdalena Reyes Salazar y Luisa Ornelas Soto.

Ese tipo de violencia feminicida, juvenicida, la represión contra la gente que defiende derechos humanos, no la tenemos que buscar en un remoto pasado ni en un remoto país, sino en el dolor de quienes hoy comparten el de los presos de conciencia en Chiapas, el de la familia Reyes en Ciudad Juárez, el de los 11 333 migrantes secuestrados en México, según cifras oficiales de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), y el de los cerca de 40 mil niñas y niños huérfanos por la guerra de Calderón, más los cerca de 30 mil menores reclutados por el crimen organizado, en el contexto de esta escalada de violencia, según cifras que dio Nashieli Ramírez de Infancia en Movimiento a la agencia CIMAC.

La existencia de grupos paramilitares y de sicarios del crimen organizado que agreden a movimientos, organizaciones, comunidades campesinas, indígenas, mexicanas y mexicanos pobres en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán; y en el norte, en Juárez; junto a los graves casos de feminicidios en lugares como Oaxaca, Estado de México, Chihuahua; los casos de pederastia en Quintana Roo; las agresiones a migrantes centroamericanos y la trata de personas y trata de blancas en Chiapas, Oaxaca, Veracruz; los asesinatos y persecución de periodistas, comunicadores y hasta voceadores, son, en conjunto, una forma de terror de estado, porque se cometan con la complacencia del estado: ya por su pasividad y la impunidad que garantiza o por complicidades aún mayores, como la impunidad de las fuerzas armadas del estado.

Tal vez era eso lo que tanto tiempo quiso negar, o alejar al menos, en el espacio, a otras geografías y en el tiempo, a un pasado “predemocrático”, la conciencia de la clase media mexicana. Una especie de omisión de la percepción, o como diría un oftalmólogo: un escotoma.

Pero ya no es posible negarlo: de los niños muertos en la guardería ABC, los mineros abandonados a la muerte en una mina en Pasta de Conchos, los campesinos reprimidos en Atenco, las organizaciones de la Otra Campaña bajo persecución por todo el territorio nacional, las decenas de presos de conciencia, las víctimas anónimas, las que día a día mueren, desaparecen, viendo negada incluso su identidad y la dignidad de su memoria como “daño colateral” no le piden nada en dosis de barbarie e ignominia a la Libia agredida por Kadafi.

La diferencia es que aquí, formalmente, la gente va a las urnas, como en España, Chile y Guatemala, donde tampoco eso fue obstáculo para el terror.

Pensar ese doloroso panorama ya no permite la complacencia de decir que vivimos en “democracia”.

miércoles, 23 de febrero de 2011

La Otra Campaña bajo ataque


Los grupos de poder contrarios al EZLN en Chiapas, el gobierno de Juan Sabines, Organizaciones paramilitares, por siempre priistas, y los cacicazgos locales, han abandonado cualquier forma de encubrimiento a sus ataques y acciones de hostigamiento contra las bases zapatistas y las organizaciones adherentes a La Otra Campaña (LOC) en ese estado. La represión durante las movilizaciones del día de ayer contra el Consejo Autonomo Regional de la Costa demuestra lo inminente, La Otra se encuentra otra vez, en la mira de la represión.
Tras arrestos y procesos legales, injustificados, contra las comunidades de Bachajon y Mitziton. la desaparición del activista Gerardo González Miranda. la toma de la caseta de las cascadas de agua azul por la policía federal, los ataques del ejercito de dios en Mitzitony el silencio mediático persistente son una muestra clara de que el gobierno de Chiapas se encuentra a la ofensiva en estos momentos.

El numero de presos de la otra campaña va en aumento de manera alarmante a la par del uso violento de la fuerza publica para arrestar, sin mayor tramite de por medio, a las organizaciones adherentes de LOC. En las acciones del martes 22 de febrero fueron arrestados mas de 50 hombres, mujeres y niños y se estan abriendo acciones legales contra 27 personas, en el arresto contra las campesinos en Bachajon fue contra 110 personas y a 10 se les inculpa sin mas pruebas, que el uso de la fuerza publica.

En estos momentos parecen no importar las crecientes manifestaciones de apoyo y solidaridad en México y en Europa o al menos no han sido un factor para detener la ola de represión, mientras las redes, listas y organizaciones adherentes a LOC se organizan para hacer valer la la consigna surgida de la represión de Atenco en 2006 “Si tocan a uno nos tocan a todos”.

martes, 22 de febrero de 2011

Julieta Glockner

Julieta Glockner fue quien incorporó a Prieto Stock a las FLN. A los quince años de edad se convirtió en delegada en el Primer Congreso Latinoamericano en Cuba, país que recién se había convertido al socialismo.

Al cumplir los dieciséis años se convirtió en líder femenil del entonces Frente Electoral del Pueblo y encabezó las protestas de lecheros poblanos en contra de las leyes estatales que establecían como obligatoria la pasteurización de la leche.

Posteriormente, Glockner optó por dedicarse a la docencia, pero al estallar el movimiento del 68 decidió realizar varias visitas a la cárcel de Lecumberri para apoyar a sus amigos, así como a su antigua pareja, Carlos Martín del Campo.

Napoleón, su hermano, la invitó a unirse a la organización, así que dejó a su hijo de cinco años en la casa del doctor Glockner.

Siempre tuvo claro que no permitiría que las fuerzas militares la capturaran con vida. En febrero de 1975, durante un enfrentamiento que tuvo lugar en Tabasco, antes de que fuera detenida, dio fin a su vida con un arma de fuego.

martes, 15 de febrero de 2011

SOBRE LAS GUERRAS. Fragmento de la carta primera del SCI Marcos a Don Luis Villoro, inicio del intercambio epistolar sobre Ética y Política. Enero-Feb


SOBRE LAS GUERRAS
(Fragmento de la carta primera del SupMarcos a Don Luis Villoro, inicio del intercambio epistolar sobre Ética y Política. Enero-Febrero del 2011).

Parte 2 de las 4 que conforman la carta primera, misma que aparecerá completa en el próximo número de la Revista Rebeldía.



“(…).

Como pueblos originarios mexicanos y como EZLN algo podemos decir sobre la guerra. Sobre todo si se libra en nuestra geografía y en este calendario: México, inicios del siglo XXI…


II.- LA GUERRA DEL MÉXICO DE ARRIBA.

“Yo daría la bienvenida casi a cualquier guerra
porque creo que este país necesita una”.
Theodore Roosevelt.


Y ahora nuestra realidad nacional es invadida por la guerra. Una guerra que no sólo ya no es lejana para quienes acostumbraban verla en geografías o calendarios distantes, sino que empieza a gobernar las decisiones e indecisiones de quienes pensaron que los conflictos bélicos estaban sólo en noticieros y películas de lugares tan lejanos como… Irak, Afganistán,… Chiapas.

Y en todo México, gracias al patrocinio de Felipe Calderón Hinojosa, no tenemos que recurrir a la geografía del Medio Oriente para reflexionar críticamente sobre la guerra. Ya no es necesario remontar el calendario hasta Vietnam, Playa Girón, siempre Palestina.

Y no menciono a Chiapas y la guerra contra las comunidades indígenas zapatistas, porque ya se sabe que no están de moda, (para eso el gobierno del estado de Chiapas se ha gastado bastante dinero en conseguir que los medios no lo pongan en el horizonte de la guerra, sino de los “avances” en la producción de biodiesel, el “buen” trato a los migrantes, los “éxitos” agrícolas y otros cuentos engañabobos vendidos a consejos de redacción que firman como propios los boletines gubernamentales pobres en redacción y argumentos).

La irrupción de la guerra en la vida cotidiana del México actual no viene de una insurrección, ni de movimientos independentistas o revolucionarios que se disputen su reedición en el calendario 100 o 200 años después. Viene, como todas las guerras de conquista, desde arriba, desde el Poder.

Y esta guerra tiene en Felipe Calderón Hinojosa su iniciador y promotor institucional (y ahora vergonzante).

Quien se posesionó de la titularidad del ejecutivo federal por la vía del facto, no se contentó con el respaldo mediático y tuvo que recurrir a algo más para distraer la atención y evadir el masivo cuestionamiento a su legitimidad: la guerra.

Cuando Felipe Calderón Hinojosa hizo suya la proclama de Theodore Roosevelt (algunos adjudican la sentencia a Henry Cabot Lodge) de “este país necesita una guerra”, recibió la desconfianza medrosa de los empresarios mexicanos, la entusiasta aprobación de los altos mandos militares y el aplauso nutrido de quien realmente manda: el capital extranjero.

La crítica de esta catástrofe nacional llamada “guerra contra el crimen organizado” debiera completarse con un análisis profundo de sus alentadores económicos. No sólo me refiero al antiguo axioma de que en épocas de crisis y de guerra aumenta el consumo suntuario. Tampoco sólo a los sobresueldos que reciben los militares (en Chiapas, los altos mandos militares recibían, o reciben, un salario extra del 130% por estar en “zona de guerra”). También habría que buscar en las patentes, proveedores y créditos internacionales que no están en la llamada “Iniciativa Mérida”.

Si la guerra de Felipe Calderón Hinojosa (aunque se ha tratado, en vano, de endosársela a todos los mexicanos) es un negocio (que lo es), falta responder a las preguntas de para quién o quiénes es negocio, y qué cifra monetaria alcanza.

Algunas estimaciones económicas.

No es poco lo que está en juego:

(nota: las cantidades detalladas no son exactas debido a que no hay claridad en los datos gubernamentales oficiales. por lo que en algunos casos se recurrió a lo publicado en el Diario Oficial de la Federación y se completó con datos de las dependencias e información periodística seria).

En los primeros 4 años de la “guerra contra el crimen organizado” (2007-2010), las principales entidades gubernamentales encargadas (Secretaría de la Defensa Nacional –es decir: ejército y fuerza aérea-, Secretaría de Marina, Procuraduría General de la República y Secretaría de Seguridad Pública) recibieron del Presupuesto de Egresos de la Federación una cantidad superior a los 366 mil millones de pesos (unos 30 mil millones de dólares al tipo de cambio actual). Las 4 dependencias gubernamentales federales recibieron: en 2007 más de 71 mil millones de pesos; en 2008 más de 80 mil millones; en 2009 más de 113 mil millones y en 2010 fueron más de 102 mil millones de pesos. A esto habrá que sumar los más de 121 mil millones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) que recibirán en este año del 2011.

Tan sólo la Secretaría de Seguridad Pública pasó de recibir unos 13 mil millones de pesos de presupuesto en el 2007, a manejar uno de más de 35 mil millones de pesos en el 2011 (tal vez es porque las producciones cinematográficas son más costosas).

De acuerdo al Tercer Informe de Gobierno de septiembre del 2009, al mes de junio de ese año, las fuerzas armadas federales contaban con 254, 705 elementos (202, 355 del Ejército y Fuerza Aérea y 52, 350 de la Armada.

En 2009 el presupuesto para la Defensa Nacional fue de 43 mil 623 millones 321 mil 860 pesos, a los que sumaron 8 mil 762 millones 315 mil 960 pesos (el 25.14% más), en total: más de 52 mil millones de pesos para el Ejército y Fuerza Aérea. La Secretaría de Marina: más de 16 mil millones de pesos: Seguridad Pública: casi 33 mil millones de pesos; y Procuraduría General de la República: más de 12 mil millones de pesos.

Total de presupuesto para la “guerra contra el crimen organizado” en 2009: más de 113 mil millones de pesos

En el año del 2010, un soldado federal raso ganaba unos 46, 380 pesos anuales; un general divisionario recibía 1 millón 603 mil 80 pesos al año, y el Secretario de la Defensa Nacional percibía ingresos anuales por 1 millón 859 mil 712 pesos.

Si las matemáticas no me fallan, con el presupuesto bélico total del 2009 (113 mil millones de pesos para las 4 dependencias) se hubieran podido pagar los salarios anuales de 2 millones y medio de soldados rasos; o de 70 mil 500 generales de división; o de 60 mil 700 titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Pero, por supuesto, no todo lo que se presupuesta va a sueldos y prestaciones. Se necesitan armas, equipos, balas… porque las que se tienen ya no sirven o son obsoletas.

“Si el Ejército mexicano entrara en combate con sus poco más de 150 mil armas y sus 331.3 millones de cartuchos contra algún enemigo interno o externo, su poder de fuego sólo alcanzaría en promedio para 12 días de combate continuo, señalan estimaciones del Estado Mayor de la Defensa Nacional (Emaden) elaboradas por cada una de las armas al Ejército y Fuerza Aérea. Según las previsiones, el fuego de artillería de obuseros (cañones) de 105 milímetros alcanzaría, por ejemplo, para combatir sólo por 5.5 días disparando de manera continua las 15 granadas para dicha arma. Las unidades blindadas, según el análisis, tienen 2 mil 662 granadas 75 milímetros.

De entrar en combate, las tropas blindadas gastarían todos sus cartuchos en nueve días. En cuanto a la Fuerza Aérea, se señala que existen poco más de 1.7 millones de cartuchos calibre 7.62 mm que son empleados por los aviones PC-7 y PC-9, y por los helicópteros Bell 212 y MD-530. En una conflagración, esos 1.7 millones de cartuchos se agotarían en cinco días de fuego aéreo, según los cálculos de la Sedena. La dependencia advierte que los 594 equipos de visión nocturna y los 3 mil 95 GPS usados por las Fuerza Especiales para combatir a los cárteles de la droga, “ya cumplieron su tiempo de servicio”.

Las carencias y el desgaste en las filas del Ejército y Fuerza Aérea son patentes y alcanzan niveles inimaginados en prácticamente todas las áreas operativas de la institución. El análisis de la Defensa Nacional señala que los goggles de visión nocturna y los GPS tienen entre cinco y 13 años de antigüedad, y “ya cumplieron su tiempo de servicio”. Lo mismo ocurre con los “150 mil 392 cascos antifragmento” que usan las tropas. El 70% cumplió su vida útil en 2008, y los 41 mil 160 chalecos antibala lo harán en 2009. (…).

En este panorama, la Fuerza Aérea resulta el sector más golpeado por el atraso y dependencia tecnológicos hacia el extranjero, en especial de Estados Unidos e Israel. Según la Sedena, los depósitos de armas de la Fuerza Aérea tienen 753 bombas de 250 a mil libras cada una. Los aviones F-5 y PC-7 Pilatus usan esas armas. Las 753 existentes alcanzan para combatir aire-tierra por un día. Las 87 mil 740 granadas calibre 20 milímetros para jets F-5 alcanzan para combatir a enemigos externos o internos por seis días. Finalmente, la Sedena revela que los misiles aire-aire para los aviones F-5, es de sólo 45 piezas, lo cual representan únicamente un día de fuego aéreo.” Jorge Alejandro Medellín en “El Universal”, México, 02 de enero de 2009.

Esto se conoce en 2009, 2 años después del inicio de la llamada “guerra” del gobierno federal. Dejemos de lado la pregunta obvia de cómo fue posible que el jefe supremo de las fuerzas armadas, Felipe Calderón Hinojosa, se lanzara a una guerra (“de largo aliento” dice él) sin tener las condiciones materiales mínimas para mantenerla, ya no digamos para “ganarla”. Entonces preguntémonos: ¿Qué industrias bélicas se van a beneficiar con las compras de armamento, equipos y parque?

Si el principal promotor de esta guerra es el imperio de las barras y las turbias estrellas (haciendo cuentas, en realidad las únicas felicitaciones que ha recibido Felipe Calderón Hinojosa han venido del gobierno norteamericano), no hay que perder de vista que al norte del Río Bravo no se otorgan ayudas, sino que se hacen inversiones, es decir, negocios.

Victorias y derrotas.

¿Ganan los Estados Unidos con esta guerra “local”? La respuesta es: sí. Dejando de lado las ganancias económicas y la inversión monetaria en armas, parque y equipos (no olvidemos que USA es el principal proveedor de todo esto a los dos bandos contendientes: autoridades y “delincuentes” -la “guerra contra la delincuencia organizada” es un negocio redondo para la industria militar norteamericana-), está, como resultado de esta guerra, una destrucción / despoblamiento y reconstrucción / reordenamiento geopolítico que los favorece.

Esta guerra (que está perdida para el gobierno desde que se concibió, no como una solución a un problema de inseguridad, sino a un problema de legitimidad cuestionada), está destruyendo el último reducto que le queda a una Nación: el tejido social.

¿Qué mejor guerra para los Estados Unidos que una que le otorgue ganancias, territorio y control político y militar sin las incómodas “body bags” y los lisiados de guerra que le llegaron, antes, de Vietnam y ahora de Irak y Afganistán?

Las revelaciones de Wikileaks sobre las opiniones en el alto mando norteamericano acerca de las “deficiencias” del aparato represivo mexicano (su ineficacia y su contubernio con la delincuencia), no son nuevas. No sólo en el común de la gente, sino en altas esferas del gobierno y del Poder en México esto es una certeza. La broma de que es una guerra dispareja porque el crimen organizado sí está organizado y el gobierno mexicano está desorganizado, es una lúgubre verdad.

El 11 de diciembre del 2006, se inició formalmente esta guerra con el entonces llamado “Operativo Conjunto Michoacán”. 7 mil elementos del ejército, la marina y las policías federales lanzaron una ofensiva (conocida popularmente como “el michoacanazo”) que, pasada la euforia mediática de esos días, resultó ser un fracaso. El mando militar fue el general Manuel García Ruiz y el responsable del operativo fue Gerardo Garay Cadena de la Secretaría de Seguridad Pública. Hoy, y desde diciembre del 2008, Gerardo Garay Cadena está preso en el penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, acusado de coludirse con “el Chapo” Guzmán Loera.

Y, a cada paso que se da en esta guerra, para el gobierno federal es más difícil explicar dónde está el enemigo a vencer.

Jorge Alejandro Medellín es un periodista que colabora con varios medios informativos -la revista “Contralínea”, el semanario “Acentoveintiuno”, y el portal de noticias “Eje Central”, entre otros -y se ha especializado en los temas de militarismo, fuerzas armadas, seguridad nacional y narcotráfico. En octubre del 2010 recibió amenazas de muerte por un artículo donde señaló posibles ligas del narcotráfico con el general Felipe de Jesús Espitia, ex comandante de la V Zona Militar y ex jefe de la Sección Séptima -Operaciones Contra el Narcotráfico- en el gobierno de Vicente Fox, y responsable del Museo del Enervante ubicado en las oficinas de la S-7. El general Espitia fue removido como comandante de la V Zona Militar ante el estrepitoso fracaso de los operativos ordenados por él en Ciudad Juárez y por la pobre respuesta que dio a las masacres cometidas en la ciudad fronteriza.

Pero el fracaso de la guerra federal contra la “delincuencia organizada”, la joya de la corona del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, no es un destino a lamentar para el Poder en USA: es la meta a conseguir.

Por más que se esfuercen los medios masivos de comunicación en presentar como rotundas victorias de la legalidad, las escaramuzas que todos los días se dan en el territorio nacional, no logran convencer.

Y no sólo porque los medios masivos de comunicación han sido rebasados por las formas de intercambio de información de gran parte de la población (no sólo, pero también las redes sociales y la telefonía celular), también, y sobre todo, porque el tono de la propaganda gubernamental ha pasado del intento de engaño al intento de burla (desde el “aunque no lo parezca vamos ganando” hasta lo de “una minoría ridícula”, pasando por las bravatas de cantina del funcionario en turno).

Sobre esta otra derrota de la prensa, escrita y de radio y televisión, volveré en otra misiva. Por ahora, y respecto al tema que ahora nos ocupa, basta recordar que el “no pasa nada en Tamaulipas” que era pregonado por las noticias (marcadamente de radio y televisión), fue derrotado por los videos tomados por ciudadanos con celulares y cámaras portátiles y compartidos por internet.

Pero volvamos a la guerra que, según Felipe Calderón Hinojosa, nunca dijo que es una guerra. ¿No lo dijo, no lo es?

“Veamos si es guerra o no es guerra: el 5 de diciembre de 2006, Felipe Calderón dijo: “Trabajamos para ganar la guerra a la delincuencia…”. El 20 de diciembre de 2007, durante un desayuno con personal naval, el señor Calderón utilizó hasta en cuatro ocasiones en un sólo discurso, el término guerra. Dijo: “La sociedad reconoce de manera especial el importante papel de nuestros marinos en la guerra que mi Gobierno encabeza contra la inseguridad…”, “La lealtad y la eficacia de las Fuerzas Armadas, son una de las más poderosas armas en la guerra que libramos contra ella…”, “Al iniciar esta guerra frontal contra la delincuencia señalé que esta sería una lucha de largo aliento”, “…así son, precisamente, las guerras…”.
Pero aún hay más: el 12 de septiembre de 2008, durante la Ceremonia de Clausura y Apertura de Cursos del Sistema Educativo Militar, el autollamado “Presidente del empleo”, se dio vuelo pronunciando hasta en media docena de ocasiones, el término guerra contra el crimen: “Hoy nuestro país libra una guerra muy distinta a la que afrontaron los insurgentes en el 1810, una guerra distinta a la que afrontaron los cadetes del Colegio Militar hace 161 años…” “…todos los mexicanos de nuestra generación tenemos el deber de declarar la guerra a los enemigos de México… Por eso, en esta guerra contra la delincuencia…” “Es imprescindible que todos los que nos sumamos a ese frente común pasemos de la palabra a los hechos y que declaremos, verdaderamente, la guerra a los enemigos de México…” “Estoy convencido que esta guerra la vamos a ganar…” (Alberto Vieyra Gómez. Agencia Mexicana de Noticias, 27 de enero del 2011).

Al contradecirse, aprovechando el calendario, Felipe Calderón Hinojosa no se enmienda la plana ni se corrige conceptualmente. No, lo que ocurre es que las guerras se ganan o se pierden (en este caso, se pierden) y el gobierno federal no quiere reconocer que el punto principal de su gestión ha fracasado militar y políticamente.

¿Guerra sin fin? La diferencia entre la realidad… y los videojuegos.

Frente al fracaso innegable de su política guerrerista, ¿Felipe Calderón Hinojosa va a cambiar de estrategia?

La respuesta es NO. Y no sólo porque la guerra de arriba es un negocio y, como cualquier negocio, se mantiene mientras siga produciendo ganancias.

Felipe Calderón Hinojosa, el comandante en jefe de las fuerzas armadas; el ferviente admirador de José María Aznar; el autodenominado “hijo desobediente”; el amigo de Antonio Solá; el “ganador” de la presidencia por medio punto porcentual de la votación emitida gracias a la alquimia de Elba Esther Gordillo; el de los desplantes autoritarios más bien cercanos al berrinche (“o bajan o mando por ustedes”); el que quiere tapar con más sangre la de los niños asesinados en la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora; el que ha acompañado su guerra militar con una guerra contra el trabajo digno y el salario justo; el del calculado autismo frente a los asesinatos de Marisela Escobedo y Susana Chávez Castillo; el que reparte etiquetas mortuorias de “miembros del crimen organizado” a los niños y niñas, hombres y mujeres que fueron y son asesinados porque sí, porque les tocó estar en el calendario y la geografía equivocados, y no alcanzan siquiera el ser nombrados porque nadie les lleva la cuenta ni en la prensa, ni en las redes sociales.

Él, Felipe Calderón Hinojosa, es también un fan de los videojuegos de estrategia militar.

Felipe Calderón Hinojosa es el “gamer” “que en cuatro años convirtió un país en una versión mundana de The Age of Empire -su videojuego preferido-, (…) un amante -y mal estratega- de la guerra” (Diego Osorno en “Milenio Diario”, 3 de octubre del 2010).

Es él que nos lleva a preguntar: ¿está México siendo gobernado al estilo de un videojuego? (creo que yo sí puedo hacer este tipo de preguntas comprometedoras sin riesgo a que me despidan por faltar a un “código de ética” que se rige por la publicidad pagada).

Felipe Calderón Hinojosa no se detendrá. Y no sólo porque las fuerzas armadas no se lo permitirían (los negocios son negocios), también por la obstinación que ha caracterizado la vida política del “comandante en jefe” de las fuerzas armadas mexicanas.

Hagamos un poco de memoria: En marzo del 2001, cuando Felipe Calderón Hinojosa era el coordinador parlamentario de los diputados federales de Acción Nacional, se dio aquel lamentable espectáculo del Partido Acción Nacional cuando se negó a que una delegación indígena conjunta del Congreso Nacional Indígena y del EZLN hicieran uso de la tribuna del Congreso de la Unión en ocasión de la llamada “marcha del color de la tierra”.

A pesar de que se estaba mostrando al PAN como una organización política racista e intolerante (y lo es) por negar a los indígenas el derecho a ser escuchados, Felipe Calderón Hinojosa se mantuvo en su negativa. Todo le decía que era un error asumir esa posición, pero el entonces coordinador de los diputados panistas no cedió (y terminó escondido, junto con Diego Fernández de Cevallos y otros ilustres panistas, en uno de los salones privados de la cámara, viendo por televisión a los indígenas hacer uso de la palabra en un espacio que la clase política reserva para sus sainetes).

“Sin importar los costos políticos”, habría dicho entonces Felipe Calderón Hinojosa.

Ahora dice lo mismo, aunque hoy no se trata de los costos políticos que asuma un partido político, sino de los costos humanos que paga el país entero por esa tozudez.

Estando ya por terminar esta misiva, encontré las declaraciones de la secretaria de seguridad interior de Estados Unidos, Janet Napolitano, especulando sobre las posibles alianzas entre Al Qaeda y los cárteles mexicanos de la droga. Un día antes, el subsecretario del Ejército de Estados Unidos, Joseph Westphal, declaró que en México hay una forma de insurgencia encabezada por los cárteles de la droga que potencialmente podrían tomar el gobierno, lo cual implicaría una respuesta militar estadunidense. Agregó que no deseaba ver una situación en donde soldados estadunidenses fueran enviados a combatir una insurgencia “sobre nuestra frontera… o tener que enviarlos a cruzar esa frontera” hacia México.

Mientras tanto, Felipe Calderón Hinojosa, asistía a un simulacro de rescate en un pueblo de utilería, en Chihuahua, y se subió a un avión de combate F-5, se sentó en el asiento del piloto y bromeó con un “disparen misiles”.

¿De los videojuegos de estrategia a los “simuladores de combate aéreo” y “disparos en primera persona”? ¿Del Age of Empires al HAWX?

El HAWX es un videojuego de combate aéreo donde, en un futuro cercano, las empresas militares privadas (“Private military company”) han reemplazado a los ejércitos gubernamentales en varios países. La primera misión del videojuego consiste en bombardear Ciudad Juárez, Chihuahua, México, porque las “fuerzas rebeldes” se han apoderado de la plaza y amenazan con avanzar a territorio norteamericano-.

No en el videojuego, sino en Irak, una de las empresas militares privadas contratadas por el Departamento de Estado norteamericano y la Agencia Central de Inteligencia fue “Blackwater USA”, que después cambió su nombre a “Blackwater Worldwide”. Su personal cometió serios abusos en Irak, incluyendo el asesinato de civiles. Ahora cambió su nombre a “Xe Services LL” y es el más grande contratista de seguridad privada del Departamento de Estado norteamericano. Al menos el 90% de sus ganancias provienen de contratos con el gobierno de Estados Unidos.

El mismo día en el que Felipe Calderón Hinojosa bromeaba en el avión de combate (10 de febrero de 2011), y en el estado de Chihuahua, una niña de 8 años murió al ser alcanzada por una bala en un tiroteo entre personas armadas y miembros del ejército.

¿Cuándo va a terminar esa guerra?

¿Cuándo aparecerá en la pantalla del gobierno federal el “game over” del fin del juego, seguido de los créditos de los productores y patrocinadores de la guerra?

¿Cuándo va poder decir Felipe Calderón “ganamos la guerra, hemos impuesto nuestra voluntad al enemigo, le hemos destruido su capacidad material y moral de combate, hemos (re) conquistado los territorios que estaban en su poder”?

Desde que fue concebida, esa guerra no tiene final y también está perdida.

No habrá un vencedor mexicano en estas tierras (a diferencia del gobierno, el Poder extranjero sí tiene un plan para reconstruir – reordenar el territorio), y el derrotado será el último rincón del agónico Estado Nacional en México: las relaciones sociales que, dando identidad común, son la base de una Nación.

Aún antes del supuesto final, el tejido social estará roto por completo.

Resultados: la Guerra arriba y la muerte abajo.

Veamos que informa el Secretario de Gobernación federal sobre la “no guerra” de Felipe Calderón Hinojosa:

“El 2010 fue el año más violento del sexenio al acumularse 15 mil 273 homicidios vinculados al crimen organizado, 58% más que los 9 mil 614 registrados durante el 2009, de acuerdo con la estadística difundida este miércoles por el Gobierno Federal. De diciembre de 2006 al final de 2010 se contabilizaron 34 mil 612 crímenes, de las cuales 30 mil 913 son casos señalados como “ejecuciones”; tres mil 153 son denominados como “enfrentamientos” y 544 están en el apartado “homicidios-agresiones”. Alejandro Poiré, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, presentó una base de datos oficial elaborada por expertos que mostrará a partir de ahora “información desagregada mensual, a nivel estatal y municipal” sobre la violencia en todo el país.” (Periódico “Vanguardia”, Coahuila, México, 13 de enero del 2011)

Preguntemos: De esos 34 mil 612 asesinados, ¿cuántos eran delincuentes? Y los más de mil niños y niñas asesinados (que el Secretario de Gobernación “olvidó” desglosar en su cuenta), ¿también eran “sicarios” del crimen organizado? Cuando en el gobierno federal se proclama que “vamos ganando”, ¿a qué cartel de la droga se refieren? ¿Cuántas decenas de miles más forman parte de esa “ridícula minoría” que es el enemigo a vencer?

Mientras allá arriba tratan inútilmente de desdramatizar en estadísticas los crímenes que su guerra ha provocado, es preciso señalar que también se está destruyendo el tejido social en casi todo el territorio nacional.

La identidad colectiva de la Nación está siendo destruida y está siendo suplantada por otra.

Porque “una identidad colectiva no es más que una imagen que un pueblo se forja de sí mismo para reconocerse como perteneciente a ese pueblo. Identidad colectiva es aquellos rasgos en que un individuo se reconoce como perteneciente a una comunidad. Y la comunidad acepta este individuo como parte de ella. Esta imagen que el pueblo se forja no es necesariamente la perduración de una imagen tradicional heredada, sino que generalmente se la forja el individuo en tanto pertenece a una cultura, para hacer consistente su pasado y su vida actual con los proyectos que tiene para esa comunidad.

Entonces, la identidad no es un simple legado que se hereda, sino que es una imagen que se construye, que cada pueblo se crea, y por lo tanto es variable y cambiante según las circunstancias históricas”. (Luis Villoro, noviembre de 1999, entrevista con Bertold Bernreuter, Aachen, Alemania).

En la identidad colectiva de buena parte del territorio nacional no está, como se nos quiere hacer creer, la disputa entre el lábaro patrio y el narco-corrido (si no se apoya al gobierno entonces se apoya a la delincuencia, y viceversa).

No.

Lo que hay es una imposición, por la fuerza de las armas, del miedo como imagen colectiva, de la incertidumbre y la vulnerabilidad como espejos en los que esos colectivos se reflejan.

¿Qué relaciones sociales se pueden mantener o tejer si el miedo es la imagen dominante con la cual se puede identificar un grupo social, si el sentido de comunidad se rompe al grito de “sálvese quien pueda”?

De esta guerra no sólo van a resultar miles de muertos… y jugosas ganancias económicas.

También, y sobre todo, va a resultar una nación destruida, despoblada, rota irremediablemente.

(…)

Vale, Don Luis. Salud y que la reflexión crítica anime nuevos pasos.


Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos.
México, Enero-Febrero del 2011

lunes, 14 de febrero de 2011

Fuerzas de Liberación Nacional


Durante el régimen del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que duró más de 70 años, los movimientos campesinos, obreros y populares que disentían del modelo de nación priísta enfrentaron consecutivas y sistemáticas represiones (léase persecución, detenciones ilegales, desaparición forzada y asesinato) de centenares de estudiantes, campesinos, trabajadores, maestros, etcétera, a lo largo y ancho del territorio nacional. Esto dio paso a que muchos jóvenes consideraran los canales legales de participación política cerrados y apostaran por la formación de organizaciones armadas para buscar el derrocamiento de un régimen que desde su punto de vista era autoritario, y mejorar así las condiciones de vida de la población.

Entre estas organizaciones, todas de corte clandestino, se encontraban el Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP), la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), el Partido de los Pobres (PDLP), la Liga Comunista 23 de Septiembre y las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN). De este último grupo, según el mismo EZLN y de acuerdo con diversas fuentes entre las que se encuentran investigaciones del gobierno mexicano, surgió el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). En un acto del 17 de noviembre de 2006, el vocero del EZLN, Subcomandante Insurgente Marcos, afirmó: "En Monterrey, Nuevo León, hace más de 37 años, un pequeño grupo de personas nacieron lo que llamaron Fuerzas de Liberación Nacional. Desde su origen la dotaron de una ética de lucha que después heredaríamos quienes somos parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional." [4] Las FLN se fundaron el 6 de agosto de 1969 en el norte del país: (Monterrey, Nuevo León) y, a decir del general Mario Arturo Acosta Chaparro, en su informe Movimientos subversivos en México, “tenían establecidas sus zonas de operaciones en los estados de Veracruz, Puebla, Tabasco, Nuevo León y Chiapas”.

En febrero de 1974 se suscitaría en San Miguel Nepantla, Estado de México, un enfrentamiento entre un comando del Ejército federal, al frente del cual estaba el entonces teniente coronel Acosta Chaparro, e integrantes de las FLN. Algunos de estos perderían la vida a raíz del combate, como Carmen Ponce y Dení Prieto, y otros serían arrestados para ser después torturados, como le sucedió a María Gloria Benavides.

Dado lo certero del golpe, las FLN se replegaron a una clandestinidad todavía más cerrada, y no sería sino hasta principios de la década de los ochenta cuando algunos de sus militantes decidirían la fundación de lo que ahora conocemos como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Según documentos zapatistas, la historia del EZLN tuvo siete etapas. La primera fue la de selección de los insurgentes (cinco hombres y una mujer) que formarían la primera célula político-militar de la organización. La segunda sería la de la fundación propiamente dicha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, tras la instalación del primer campamento zapatista en Chiapas, al que llamarían “La Pesadilla”. La tercera etapa fue de preparación y estudio de estrategia y táctica militar, a partir de manuales de los ejércitos estadounidense y mexicano; de instalación de nuevos campamentos como “El Fogón”, “Reclutas”, “Baby Doc”, “De la Juventud” y hasta uno llamado “Margaret Thatcher”.

En la cuarta etapa, más o menos hacia 1985, el grupo insurgente hizo los primeros contactos con los pueblos de la zona. A la quinta etapa el mismo EZLN la llama “de crecimiento explosivo”, porque su área de influencia abarcó no sólo la Selva Lacandona, sino también las zonas de Los Altos y el norte de Chiapas. La sexta etapa enmarcó una votación a lo interno de la organización, respecto a ir o no a la guerra contra el gobierno mexicano y, luego del “sí” mayoritario, los preparativos para el levantamiento (los zapatistas sitúan cronológicamente en esta etapa un enfrentamiento en mayo de 1993 con elementos del Ejército federal, al que llamaron “Batalla de la Corralchén”).

Entre la madrugada del 29 de diciembre de 1993 y la tarde del 31 se sucedería la séptima etapa, el objetivo: atacar simultáneamente cuatro cabeceras municipales y otras tres más “al paso”, reducir a las tropas policiacas y militares en esas plazas y asaltar dos grandes cuarteles del Ejército federal.

domingo, 13 de febrero de 2011

Tejiendo Resistencia y Autonomía: XIII Aniversario de la masacre de Acteal

Celebración del XIII Aniversario de la masacre de Acteal con entrevistas de sus protagonistas en el año de la liberación de los paramilitares autores materiales de la masacre. Buscando la paz y la justicia en un país, México, en el que en los últimos años ambas cosas se prestan más difíciles que de costumbre. En un país donde sus autoridades políticas vuelven a demostrar que en favor de los intereses económicos pueden llegar a cometer grandes injusticias y masacres en contra de los pueblos que se organizan.

Campaña contra radio comunitaria en Guerrero


Hace cinco años nació en la Montaña y Costa Chica de Guerrero un proyecto comunitario que rápidamente se expandió entre los pueblos amuzgos: Radio Ñomndaa, La palabra del agua.

En estos años nos hemos dado cuenta de que es posible otra manera de comunicarnos, sobre todo es muy necesario. Nos hemos dado cuenta de que este medio permite platicarnos lo que nos pasa, nos ha permitido reflexionar sobre las injusticias que padecemos, también nos ha posibilitado ponernos de acuerdo hacia dónde podemos caminar juntos, dicen sus integrantes.

La radio, pequeña y con escasos recursos, nació como parte de un proyecto más grande: la autonomía del municipio de Suljaa’ o Xochistlahuaca (que significa Llanura de flores), dentro de la demarcación con mayor presencia indígena en Guerrero: nahuas, afromestizos y nann’cue ñomndaa’ o amuzgos habitan sus pueblos.

Radio Ñomndaa transmite mensajes sobre los derechos de los pueblos indios, de las mujeres y de los niños, los problemas de salud y alimentación, con una clara, constante y consecuente reafirmación de su identidad y autonomía. Todo esto, al parecer, resulta un peligro para las autoridades estatales, quienes se han ensañado con este modesto proyecto desde su nacimiento.

La actual diputada local Aceadeth Rocha impulsa un claro hostigamiento y criminalización contra los integrantes de esta radio independiente que se ha mantenido al margen de los gobiernos y partidos políticos. Y en este contexto, fueron procesados y sentenciados Genaro Cruz Apóstol, Silverio Matías Domínguez y David Valtierra Arango a tres años y dos meses de cárcel, por delitos que no cometieron. El proceso se inició en 2004 y fueron sentenciados en septiembre de 2010.

La sentencia fue apelada y este 21 de febrero se llevará a cabo una audiencia de vista en Chilpancingo. En estos momentos se trata de exigir al Poder Judicial de Guerrero una revisión independiente e imparcial de la apelación, con el fin de que no se ratifiquen las sentencias. Su libertad y la permanencia de Radio Ñomndaa son imprescindibles en el país de abajo.

Dentro de los ataques a la organización comunitaria, no se puede pasar por alto el encarcelamiento de 10 ejidatarios de San Sebastián Bachajón (de los 117 detenidos originalmente), del municipio de Chilón, Chiapas, pertenecientes a la otra campaña,quienes fueron duramente reprimidos por la fuerza pública del gobierno de Juan Sabines. Este viernes se exigió su libertad frente a la representación del gobierno de Chiapas en el DF. Como antes lo hicieron activistas frente a las embajadas de México en Madrid y en Viena.

sábado, 12 de febrero de 2011

Límites de los medios privados de comunicación


Hace apenas unos meses, acaso semanas, en una entrevista que diera Elfego Riveros a Zapateando, publicada en El Zenzontle y en el blog zapateando.wordpress.com, el periodista y comunicador de XEYT, Radio Teocelo, dijo algunos conceptos que nos pueden servir de punto de partida:

El primero que deseo retomar es que “el derecho a comunicar nos asiste”, y que las radios comunitarias, tengan o no permiso gubernamental (Radio Teocelo lo tiene, Radio Ñomndaa deliberadamente no lo quiere), son necesarias para comunicarnos entre nosotros lo que hacemos, pensamos y sentimos, lo que queremos, y lo más importante es el permiso y legitimación por la comunidad. Esta premisa es fundamental: El derecho a comunicar nos asiste, como titularon Zapateando y El Zenzontle la entrevista.

Otra afirmación que me parece fundamental es que así como los medios públicos (que en la práctica funcionan como gubernamentales) dan poder al gobierno, y los medios privados a las empresas privadas, así los medios comunitarios dan poder a la gente, a la comunidad, al pueblo.

Son dos ideas que se complementan y enriquecen: Comunicar es nuestro derecho, y cuando ejercemos ese derecho, como lo hacen por ejemplo esas dos radios comunitarias, ese ejercicio del derecho a comunicar nos da poder a los colectivos, organizaciones, comunidades, pueblos, indios, mujeres, etcétera.

Ese poder es lo que el Estado, el gobierno (todo gobierno) y las grandes empresas quieren evitar. De ese hecho deriva el permanente acoso contra las radios comunitarias y todo medio libre o autónomo, de ahí el acoso con tarifas comerciales, impuestos injustos y medidas autoritarias (como los espots del IFE forzados) contra Radio Teocelo; de ahí la persecución penal, con delitos fabricados, como los ha denunciado el Centro de Derechos Humanos de la Montaña de Guerrero Tlachinollan, contra David Valtierra, Silverio Matías y Genaro Cruz, de Radio Ñomndaa; de ahí el desmantelamiento de radios libres y comunitarias como Radio Proletaria en Tuxtla Gutiérrez y Radio Diversa en Paso del Macho.

Pero también eso es lo que motiva la constante creación e impulso de radios libres, autónomas, comunitarias, temáticas, sean en FM, sean en espacios escolares como la Ke Huelga y Regeneración Radio, sean por Internet. Por ejemplo, está en fase de pruebas una radio por Internet con perspectiva de género en Xalapa: Circe Radio.

En este contexto, y con esas premisas qué papel juegan los medios privados y qué papel pueden jugar los periodistas que se han destacado ante un gran auditorio por tener una perspectiva distinta a la más estereotipada de la derecha recalcitrante (Televisa, TV Azteca, Imagen informativa, por ejemplo), el caso reciente del despido en MVS de Carmen Aristegui, forma parte de una cadena de despidos y censuras anteriores a ella misma, a Javier Solórzano, a Gutiérrez Vivó, a Ricardo Rocha, y otros que seguramente se nos escapan.

En estos casos se muestran los límites, estrechos, bien definidos e inexorables, de la libertad de expresión (muy pequeña y tendiente a disminuir) en los medios privados de comunicación.

Los medios privados, televisoras, radios, agencias, impresos, existen para servir a los intereses de las grandes empresas y empresarios: Slim, Televisa, TV Azteca, Reforma, Milenio, e incluso, con una perspectiva quizá mas “liberal”, pero no menos determinada por intereses de empresa La Jornada, Proceso.

Para los medios privados, la información, las noticias, la opinión y el entretenimiento son mercancías. Como toda mercancía que se respete, deben dejar ganancias, dividendos, y como dijimos en las citadas premisas: Darle poder a las empresas.

Las ganancias son de dos tipos: Dinero, sobre todo por la publicidad que les permite a las empresas patrocinadoras vender sus mercancías y obtener ganancias, sino poder político, tratando de inducir consensos y lograr una hegemonía de opinión y simpatías políticas, partidarias y de candidaturas.

No se nos escapa que la política, y sobre todo la electoral, también puede y debe ser analizada en términos de mercado, de inversión y ganancias o pérdidas contables en dinero.

También el posicionamiento de candidatos es analizable como una mercancía que se publicita y que si es comprada (pagada en votos y en poder) les dará más poder y ganancias.

Hasta ahora la izquierda electoral solamente ha visto la paja en el ojo derecho. Ha señalado la construcción mercadotécnica de las candidaturas de derecha, como la de Fox y la de Peña Nieto, que son ejemplos claros y obvios; pero ha omitido que en el mismo sentido se han construido sus candidaturas, por ejemplo las de López Obrador y Marcelo Ebrard, y las campañas de imagen de sus respectivos gobiernos, o para poner otro ejemplo patético: la autopromoción como “respetuoso de los derechos humanos” del gobierno contrainsurgente y violador de esos derechos del PRD en Chiapas, con Juan Sabines Guerrero.

De este modo, no solamente los medios privados están para darle poder a las empresas sino para construir las imágenes, carreras políticas y candidaturas de sus representantes en el poder político.

Esta naturaleza comercial, mercantil, por no decir mercenaria, y partidaria y electorera, es la que establece los límites de expresión de los periodistas, de derechas e izquierdas, que compiten por el rating, la publicidad y las ganancias, dinerarias y políticas (que son también dinerarias al fin) en el espectro hertziano y las señales de TV.

En este sentido, el público tiene el derecho a tener sus preferencias y aversiones, sus afinidades y repulsas respecto a esos comunicadores en los medios privados, pero los límites no serán desbordados. Los comunicadores son rehenes, con todo y glamour y prestigio ante sus escuchas, de los intereses de las empresas y los partidos (que en realidad funcionan como empresas, donde el dinero que se invierte es público, pero la ganancia es de un grupo político).

Además del derecho, dentro de una economía de mercado, de comprar su noticiero favorito, y de apoyar a su comunicador favorito, los usuarios de los medios privados tienen otra opción: Crear sus propios medios, y si es posible, buscar que no respondan a la lógica de la ganancia económica y política de los medios privados y partidarios.

El derecho a comunicar da poder a la gente, por eso siempre el poder estatal y privado tienen la tentación de violar ese derecho. Lo mismo impidiendo que haya medios que funcionen “sin permiso” que recurriendo a medidas extremas como el asesinato, la desaparición forzada, o las amenazas de muerte, como la que ha denunciado Anabel Ochoa.

De todas maneras y aunque al poder no le guste, el derecho a comunicar nos asiste. Y quienes lo comprenden con mayor claridad hacen “Comunicación contra el poder” (estatal y privado).

viernes, 11 de febrero de 2011

CONVOCATORIA A LA XXIX REUNION DEL CONGRESO NACIONAL INDIGENA


Comunidad Indígena de Nurío, Michoacán, México


A 10 años de la realización de la Marcha del Color de la Tierra y del III Congreso Nacional Indígena (C.N.I) celebrado en esta comunidad de Nurio, y convocados por el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (E.Z.L.N), los pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas han venido fortaleciendo la resistencias y rebeldías que por mas de 500 años nos han hecho permanecer como pueblos originarios.

Considerando que los Acuerdos de San Andrés a sus quince años de haberse suscrito, siguen siendo la constitución de nuestros pueblos, naciones, tribus y barrios, y a pesar de haber sido traicionados por la clase política del país, por la vía de los hechos están siendo ejercidos en la construcción de las autonomías y en la defensa de los territorios y de las culturas ancestrales.

Considerando la importancia de la lucha de la mujer indígena y la constante reivindicación de sus derechos frente la humillación, desprecio y marginación en la que el actual sistema capitalista y las políticas neoliberales de los gobiernos la mantienen, el reconocimiento de su papel en la construcción de la autonomía ha fortalecido en los hechos el ejercicio de su liberación.

Considerando que el Congreso Nacional Indígena (C.N.I.) es la casa de todos los pueblos, naciones, tribus y barrios, donde el corazón y la palabra verdadera sirve como puente para unirnos en la lucha contra el mal gobierno sus políticas neoliberales y el sistema capitalista, que es de explotación, destrucción y muerte. Y a diez años de nuestro caminar se hace necesario una reflexión profunda sobre nuestros avances y tropiezos a fin de reafirmar el horizonte de lucha que nos hemos trazado.

Considerando el acuerdo tomado en la pasada XXVIII Reunión de la Región Centro-Pacífico del CNI, celebrada en la comunidad coca de Mezcala, Jalisco, los días 5 y 6 de febrero del presente año, LA COMUNIDAD P´URHEPECHA DE NURIO A TRAVES DE SUS AUTORIDADES TRADICIONALES:

CONVOCAN


A LA XXIX REUNIÓN AMPLIADA DE LA REGIÓN CENTRO-PACÍFICO DEL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA

A CELEBRARSE LOS DÍAS 5 Y 6 DE MARZO DE 2011 EN LA COMUNIDAD P’URHÉPECHA DE NURIO, Michoacán, MÉXICO

Con los siguientes

TEMAS:

1.- Los Acuerdos de San Andrés: Defensa y construcción de la autonomía

2.- Análisis y evaluación del CNI. Nuestro caminar. Dónde nos encontramos.

3.- La liberación de la mujer en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.


ACTIVIDADES:

VIERNES 4 MARZO

Recepción de Delegados

Cena

Hospedaje

Actividades culturales

SABADO 5 MARZO

8:00 am. Mesas de Registro

8:00-9:00 am: Desayuno

10:00 am: Inauguración

11:00 am: Instalación de mesas de trabajo

2:00-4:00 pm: Comida

4:00-7:00 pm: Continuación de las mesas de trabajo

7:00-8:00 pm: Cena

8:00 pm: Actividades Culturales



DOMINGO 6 MARZO

8:00-9:00 am: Desayuno

9:30-11:30 am: Conclusiones de las mesas de trabajo

12:00-3:00 pm: Plenaria

3:00 pm: Comida

4:00 pm: Clausura

UBICACIÓN

La Comunidad Púrhépecha de Nurío se encuentra ubicada en la meseta púrhépecha.

A 11 Km de Paracho. Delegados que vienen del Norte realizar la siguiente ruta Guadalajara-Zamora-Paracho-Nurío o bien para los delegados que vienen en transporte particular tomar la ruta Zamora-Tangancicuaro-Ocumicho-Cocucho-Nurio.

Delegados del Centro y Sureste, realizar la siguiente ruta Morelia-Uruapan-Paracho-Nurío o bien Morelia-Cherán-Paracho-Nurío.

Nota: En Paracho a un costado de la Presidencia Municipal se encuentra el Transporte público de Nurio (costo de pasaje $13.00)



CONTACTOS:

Correo electrónico de las Autoridades de la comunidad:

nuriocomunidad@yahoo.com.mx

Teléfono de la Jefatura: 01-423-525-1792

Jefe de Tenencia: 045-452-136-6722.





¡NUNCA MAS UN MÉXICO SIN NOSOTROS!


AUTORIDADES TRADICIONALES DE NURIO, TERRITORIO DEL PUEBLO P’URHEPECHA.

Nurío, Michoacán a 8 de Febrero de 2011.

jueves, 10 de febrero de 2011

CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL, ensayo de Jacobo Silva Nogales


1. Marco conceptual.

Prácticamente cualquiera conoce ya de la existencia de la criminalización de la protesta social, puesto que se ha convertido en un lugar común, y aunque quizá no entendamos exactamente lo mismo por ese concepto, no dudamos que la hay, sobre todo cuando la estamos viviendo cotidianamente.

Llegado a ese punto lo que hace falta es un marco conceptual dentro del cual pueda ubicarse adecuadamente, ubicación que es importante en dos sentidos: en primer lugar por su interés teórico, que parte del mero interés intelectual y contribuye a definirla mejor cada vez; en segundo lugar, por el interés práctico que tiene para los luchadores sociales, interés que se deriva de que en la situación actual ser lo que son es estar a un paso de ser fotografiados de frente y de perfil vistiendo un uniforme beige, con un letrero en el pecho y teniendo que hacer sentadillas desnudos diez veces al día.

Establezcamos pues ese marco conceptual, y para ello ayudémonos con un servicio similar al que se encuentra en Internet y que sirve para ubicarse geográficamente cuando no se sabe donde se encuentra uno o cuando quiere llegarse a un destino determinado. Si éste se llama Google Earth, llamémosle Google Concept a aquel que nos ubicará conceptualmente, el cual acabamos de inventar. Lo conceptual es porque existe solamente en el concepto y porque para encontrar conceptos nos ha de servir.

Entramos al programa con un simple click y con otros más encontraremos el concepto que buscamos. El primer doble click nos ayuda a mirar que en esta universidad se acusó y condenó como si fueran criminales a unos luchadores sociales. Ese marco nos permite decir que existe un caso de Criminalización de Luchadores Sociales.

El segundo, al alejarnos un poco, nos permite saber que ese que antes vimos no es el único caso porque hay otros más, lo que quiere decir que se está criminalizando a todo tipo de luchadores sociales, algunos de ellos participantes en luchas electorales inclusive. Ese marco nos permite afirmar que hay una Criminalización de la Protesta Social.

El tercero, al alejarnos un poco más, nos deja ver ocho mil cámaras en la Ciudad de México, policías por todas partes, abusos de todo tipo contra la población, detención de personas inocentes con fines de investigación, pero que son tratadas desde un principio como si fueran culpables. Eso quiere decir que no solamente los movimientos opositores son víctimas de la criminalización sino que la población en general está criminalizada. Esto porque los gobiernos que no son representativos de la población, como es el caso del gobierno mexicano, consideran a ésta su enemiga y así ha ocurrido desde hace muchos años en el país, pero ahora, al estimarla cada vez más completamente como oposición real o potencial, el gobierno mexicano la considera abiertamente como formada por criminales, y ese es el trato que le otorga, a tal grado que pareciera que se tratara de un gobierno de ocupación. Ese marco permite asegurar que hay una Criminalización de la Población.

El cuarto, al alejarnos todavía más nos hace ver que lo mismo ocurre en distintos países de América y en otros continentes. ¿Qué quiere decir esto? Que estamos ante una política general dependiente de algún centro desde el que se pretende gobernar el mundo. Desde ahí, desde muy arriba se puede ver esa política o estrategia general del imperio y saber que se llama Estrategia de Dominio de Espectro Completo que se compone de varias fases: prevención, disuasión, persecución y aniquilamiento, y que la criminalización de la protesta social forma parte de las dos primeras de esas cuatro fases, que son las más importantes de todas, es decir de la prevención y de la disuasión, con las que pretende inhibir el surgimiento de una fuerza opositora con posibilidades de realizar un cambio social. Ese nuevo marco nos permite conocer esa Estrategia de Dominio de Espectro Completo.

El quinto, con la vista desde más lejos todavía, nos ayuda a mirar que el gobierno norteamericano está en guerra contra todo el mundo, que así lo considera, y que para enfrentar esa guerra total aplica una forma de guerra denominada Guerra Asimétrica o Guerra de Cuarta Generación, con la que asume que está en libertad de utilizar medios ilegales contra sus adversarios y que debe hacerse pasar por víctima ante la comunidad internacional y su pueblo. A esa estrategia obedece la creación de las cárceles negras como la de Guantánamo y hechos como los de Abu Grahib o la legalización de la tortura. Ese marco nos permite enterarnos de la Guerra Asimétrica.

El sexto, la vista más lejana que el programa permite, deja ver algo más: que esa guerra asimétrica es una forma particular de las Guerras de Cuarta Generación, lo que quiere decir que antes hay otras tres tipos o generaciones de guerra, cada una con sus peculiaridades: la primera generación basada en el enfrentamiento de masas de hombres, con táctica de líneas y columnas; la segunda generación basada en el uso de una gran potencia de fuego, en particular de artillería; la tercera generación basada en la velocidad y la sorpresa; la cuarta generación basada en el terrorismo, en la labor de inteligencia, en la guerra psicológica y mediática y en las operaciones irregulares. Ese marco, el más grande de todos nos permite conocer de las Guerras de Cuarta Generación.

Así, después de varios clicks, podemos decir, recapitulando todo lo anterior, que la criminalización de la protesta social es una medida contrainsurgente que forma parte de las fases preventiva y disuasiva de la Estrategia de Dominio de Espectro Completo que el imperio desarrolla dentro de la Guerra Asimétrica que realiza en algunas regiones del mundo, y que ésta es una de las formas en que se expresan las Guerras de Cuarta Generación.

Ahora, con la ventaja de esa visión ampliada que permite ubicar el marco conceptual de la criminalización de la protesta social podemos ampliar nuestra comprensión de ella para ver que es solamente uno de las componentes de la Estrategia de Dominio de Espectro Completo y entender como parte de ésta a muchos otros fenómenos que pueden observarse en la situación actual de nuestro país.

También nos permite comprender las razones de que el Estado ubique en la categoría de delitos conductas propias de la lucha social, como ocurre con el secuestro equiparado, figura bajo la cual se acusa y condena a luchadores sociales que retienen funcionarios o personas. Igual sucede con sedición, delito del que se acusa y se puede acusar a cualquiera que participa en confrontaciones con fuerzas policiacas, como se hizo con Flavio Sosa. Lo mismo ocurre con sabotaje, delito del que se puede acusar al que con un plantón obstruya el funcionamiento de alguna vía de comunicación o de alguna empresa estatal, o con el delito de conspiración del que se puede culpar al que acuerde con otros cometer cualquiera de las conductas mencionadas.

A manera de ejemplo podemos mencionar que represiones brutales como la de Atenco, Oaxaca o la de Aguas Blancas o Acteal están unidas por un hilo conductor entre ellas y con otros fenómenos como la desaparición de varios luchadores sociales o los aparentemente no políticos asesinatos de Beltrán Leyva y varios otros narcotraficantes de algunas bandas por parte del ejército mexicano, así como con la acusación por delitos emparentados con delitos comunes a Flavio Sosa y los integrantes de la APPO y a Nacho del Valle y los presos de Atenco y de francos delitos comunes al profesor Máximo Mojica de Guerrero, o con las ofertas de comprar la tierra, ahora con precios altos, a los habitantes de Atenco y pueblos vecinos.

¿Cuál es el hilo conductor de estos fenómenos tan disímiles? Que todos forman parte de la formación de falsos sentidos comunes y de un nuevo imaginario creado desde el poder, ambos con el objetivo de garantizar el dominio del imperio.

Lo primero, es decir los actos represivos brutales, como actos intencionalmente encaminados a crear el sentimiento de impotencia; lo segundo, es decir, el clima del miedo y la utilización del miedo como arma política, orientados a fomentar la sensación de inseguridad; lo tercero, es decir, la descalificación de los luchadores sociales como delincuentes comunes, dirigido a provocar su aislamiento y su correspondiente sensación respecto de la población y la desesperanza; y el cuarto aderezado a fomentar la competencia entre la población. Todo encaminado a romper los lazos sociales comunitarios, el tejido social que sostiene las luchas de resistencia del pueblo y de esa manera inhibir el desarrollo de movimientos sociales con posibilidades de convertirse en alternativas viables. Todo ello como parte esencial de la prevención y disuasión de la Estrategia de Dominio de Espectro Completo, con las que pretende disminuir el riesgo del surgimiento de una fuerza capaz de poner en entredicho su dominio y ahorrarse el esfuerzo que presupondría después su persecución y su aniquilamiento.

Esos eventos se unen a su vez a otros como la atención redirigida hacia algunas regiones del mundo en que los países desarrollados parecían haber perdido interés, como África o algunos lugares de Asia, por la dependencia que tienen respecto de alguna materia prima necesaria para la tecnología de punta, o los estudios acelerados de todo el subsuelo del planeta, o el desarrollo y la aplicación de tecnología de la vigilancia cada vez más sofisticada o la presencia de militares norteamericanos en Haití, o el golpe de Estado en honduras o la acrecentada labor de inteligencia en todo el mundo. Pero ¿qué es lo que une esto con lo anteriormente señalado? Que todo va encaminado a ejercer un domino del mundo por tierra, agua, aire, subsuelo y espacio, lo que es el objetivo de la estrategia de dominio de espectro completo.

Así las cosas, esa vista ampliada nos permite observar el lugar que ocupa algo que podría parecer un fenómeno aislado que no lo es en absoluto sino que forma parte de un conjunto de hechos coherentemente unidos en una estrategia global contrainsurgente.

2. Qué hacer ante este fenómeno.

Pasemos ahora a la otra parte que nos interesa, no ya por mero interés intelectual sino como asunto vital: ¿qué debemos hacer en como luchadores sociales ante esta situación?

Desgraciadamente nada es perfecto y el programa de Google Concept alguna falla debía tener: no está hecho para hallar soluciones, así que tenemos que confiar en algo más tradicional: el sentido común,

¿Pero cuál sentido común? El nuevo sentido común de impotencia, generado por la Estrategia de Dominio de Espectro Completo, si lo hemos hecho nuestro nos aconsejaría no meternos en problemas y nos haría alejarnos lo más posible de las situaciones que nos puedan involucrar más todavía en la lucha social, lo que implicaría someternos completamente a los designios de los poderosos de México y el mundo.

El otro sentido común, el viejo, el de los que resisten a esa estrategia y que va ligado a los intereses comunitarios y se encuentra en pugna con el nuevo y que se niega a morir, nos aconseja, por el contrario, persistir en la lucha, resistir, en el entendido de que si no lo hacemos terminaremos siendo los mexicanos una sociedad atemorizada como nunca, individualista como pocas, totalmente dominada, en la que a nadie le importará lo que a otro le suceda.

Ante esa brutalidad podemos impactarnos como lo busca la doctrina del shock que tan bien trata Naomi Klein en su obra y que forma parte de la fase preventiva de la estrategia norteamericana y quejarnos luego de lo que ocurrió, ya arrepentidos de lo que la inconsciencia nos movió a realizar, o podemos asumir el costo de lo que suceda, sabiendo que vale la pena defenderse, como lo hacen Nacho del Valle y Felipe Álvarez en particular, que son los casos que conozco de gente que dice: ¡y si hace falta nos pudrimos en la cárcel, pero no nos rajamos: la tierra no se vende!

Podemos ser indiferentes a la injusticia o seguirnos indignando y haciendo algo para evitarlo.

Podemos inmovilizarnos o crear nuestra propia estrategia, con su respectiva fase preventiva que nos haga estar listos para enfrentar en mejores condiciones lo que se nos viene encima. Eso requeriría fortalecer esos lazos comunitarios que desean destruir nuestros adversarios, crear nuevos, apoyarnos entre nosotros y afianzar nuestros lazos con la población

Podemos seguir viejos moldes, actuando como si estuviéramos aún en el siglo pasado, o peor aún, en el antepasado, guiándonos por estrategias que alguien formuló hace más de cien años, tomándolas como fórmulas infalibles, pero podemos también estar al día en lo que ocurra, explorando las nuevas situaciones que deben enfrentarse, las necesidades que nos plantean, y las nuevas posibilidades que ante nosotros se nos abren, porque por más novedosa que un arma sea, siempre hay un escudo contra ella.

Podemos aventurarnos por ese terreno que nunca puede ser suficientemente explorado porque cambia constantemente y muestra nuevas facetas cada vez Actuar así sería hacer lo que hicieron en su tiempo los que crearon una estrategia revolucionaria que les funcionó: extrayendo de la realidad su propio camino, no de los libros solamente. Eso es de sentido común, pero del bueno. Y funciona.

El camino está abierto para quien quiera transitarlo.

Jacobo Silva Nogales.
26 de enero de 2010.
Para la ponencia del 27 de enero de 2010 en la Universidad Autónoma Metropolitana en el foro “Criminalización de la Protesta Social”.

Egipto: Cuando los títeres caen, de Mumia Abu-Jamal.


Tal vez es pronto pronosticar la caída del “presidente de por vida” Hosni Mubarak, pero las cosas no pintan bien para su futura carrera.

El régimen de Mubarak ha sido la piedra angular de la estrategia de Estados Unidos en el Medio Oriente durante décadas. Egipto, estado árabe en el Norte de África, tiene una población más grande que cualquier país vecino y marca el paso en la región entera.

Mubarak, quien llegó al poder después del asesinato del presidente Anwar al-Sadat por soldados del ejército egipcio el 6 de octubre de 1981, perpetúa el acuerdo de paz con Israel fraguado por Sadat. Ha sido un aliado más fuerte del Occidente que de los palestinos y de otros vecinos árabes. A cambio de sus servicios, Egipto se ha vuelto el segundo receptor de ayuda militar regional de Estados Unidos, solo superado por Israel. A pesar de estar al servicio de sus amos financieros durante largos años, Mubarak está siendo preparado para una jubilación que él no quiere.

Esto es especialmente notable en vista de la suerte que ha tenido para sobrevivir el desastre inminente; estuvo a unos pasos de Sadat cuando su predecesor recibió el tiro de gracia y luego evitó el asesinato cuando viajó a Etiopía en junio de 1995.

Es posible que Mubarak, un hombre obsesionado con la seguridad interna de Egipto, haya sido desplazado por los jóvenes de la generación Twitter, quienes usaron las redes para organizar las protestas nacionales contra el gobierno a la velocidad del rayo.

Tal vez el presidente de Egipto estará remando por el Río Nilo muy pronto debido a la severa crisis económica de la nación, el lacerante desempleo de la juventud, y la despiadada brutalidad de su policía. Durante varios meses, las imágenes de gente golpeada y pisoteada por la policía han sido proyectadas por el Internet.

Pero, como en el caso de Túnez, la brutalidad y represión ejercida por la policía sólo pueden funcionar hasta cierto punto; una vez que se evapore el miedo, la resistencia crece.

Egipto ha funcionado como el destino de exportación para las víctimas de la “entrega”*, quienes en muchos casos son personas que Estados Unidos ha querido desaparecer para siempre.

Y ahora, después de décadas de aquiescencia a los caprichos imperiales de Estados Unidos, es posible que Mubarak reciba el mismo trato dado al sha Reza Pahlevi de Irán: el exilio (o algo peor).

El general Omar Torrijos, ex caudillo de Panamá (1968-1981) quien ofreció asilo temporal a un enfermizo y exiliado shá de Irán, comentó al recibir su huésped: "Esto es lo que pasa a un hombre exprimido por las grandes naciones….Después de que se acaba el jugo, lo echan a la basura".
Desde el corredor de la muerte soy Mumia Abu-Jamal.

--(c) '11 maj

*N. de la T. El programa de la CIA conocido durante el régimen de Clinton como la “entrega” (rendition) y durante los regímenes de Bush y Obama como la “entrega extraordinaria” (extraordinary rendition) se refiere al secuestro y traslado ilegal de una persona a un tercer país para ser torturada.

29 de enero de 2011
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

martes, 8 de febrero de 2011

DECLARATORIA del CONGRESO NACIONAL INDIGENA REGIÓN CENTRO PACÍFICO en la Comunidad Indígena coca de Mezcala, Jalisco


CONGRESO NACIONAL INDIGENA REGIÓN CENTRO PACÍFICO
DECLARATORIA
XXVIII Reunión Plenaria del Congreso Nacional Indígena Región Centro Pacífico
Comunidad Indígena coca de Mezcala, Jalisco
Convocados y reunidos en la comunidad coca de Mezcala, Jalisco, los pueblos, tribus y naciones wixáritari de Durango; coca, wixáritari y nahua de Jalisco; purhépecha y nahua de Michoacán; naa savi, mephaa, nahua y nancue ñomndaa de Guerrero; triqui, binnizá y naa savi de Oaxaca; tzeltal y tzotzil de Chiapas; ñahñu del Estado de México y nahua del Distrito Federal, declaramos:
En la comunidad coca de Mezcala, con los conocimientos y saberes que nos brindan el agua, la tierra, el calor y el corazón de nuestro pueblo que es la Isla de Mezcala, Tlalquetepeque, fue que comenzamos los trabajos en esta reunión plenaria.
El cobijo que nos dio la Laguna de Chapala es lo que nos relatan los ancianos de la comunidad de Mezcala ya que Chapala es la madre, pues ha dado el alimento y la vida al pueblo; los cerros, los montes, que nos cobijan y brindan el trabajo, son nuestro padre; mientras que el corazón del pueblo se nace en la isla de Mezcala, en ella se refugia nuestra memoria e historia de lucha. Así pues, la isla, los cerros, la Laguna, los animales y plantas son nuestro territorio, nuestra historia.
Considerando que frente a la Guerra de Conquista neoliberal capitalista que pone en práctica el mal gobierno en nuestros pueblos, naciones y tribus, con sus instrumentos para dividir y dominarnos a través de proyectos productivos, dádivas y limosnas, la autonomía y la libre determinación es el modo de defensa de nuestros territorios y cultura, hacemos el siguiente:
Pronunciamiento
La comunidad indígena coca de Mezcala nos ha mostrado la lucha de resistencia que ha emprendido en lo largo de su historia por la conservación de su territorio. Por eso nos pronunciamos en contra de la privatización y manipulación del corazón de su pueblo, la isla de Mezcala, ya que el INAH Jalisco y Secretaria de Cultura, así como el ayuntamiento de Poncitlan siguen insistiendo en querer arrebatar la historia de Mezcala y convertirla en una mercancía más. Denunciamos los trabajos que la CNA ha realizado en nuestra comunidad, pretendiendo delimitar como zona federal un área que es comunal desde tiempo inmemorial.
Denunciamos y exigimos la inmediata cancelación de las 22 concesiones mineras otorgada a la empresa Canadiense First Majestic Silver Corp por parte del estado mexicano a través de la Secretaría de Economía. Para la explotación y exploración de los minerales en el sitio sagrado de Wirikuta. Denunciamos que la vida del mundo depende de las ofrendas y ceremonias que desde tiempos inmemoriales han realizado nuestros hermanos Wixaritari en este sitio, de donde depende que el sol vuelva a salir cada día, por lo que la destrucción de Wirikuta es un anuncio de muerte y exterminio para nuestros pueblos originarios. Asimismo saludamos al Frente en Defensa de Wirikuta Tamatsima Wahaa cuya palabra está encabezada por los ancianos, asambleas y autoridades del pueblo Wixárika y reconocemos la intensa participación de la sociedad civil mundial en esta lucha histórica.
Asimismo nos oponemos a todas las asignaciones y concesiones de exploración y explotación minera otorgadas a lo largo de todo el país y a espaldas de nuestros pueblos, sin su previa consulta y con el fin de despojarnos y destruir nuestras tierras, cultura y existencia.

Reiteramos nuestro apoyo a la comunidad Wixárika de Tuapurie -Santa Catarina Cuexcomatitlán, Jalisco, en su decisión de ejercer su autonomía en los hechos mediante su modelo propio de desarrollo en el campo de la educación y del manejo de sus bosques. Reiteramos nuestra oposición a la ejecución del proyecto carretero Amatitan-Bolaños-Huejuquilla en el territorio de Tuapurie.
Denunciamos la invasión masiva de empresas aguacateras trasnacionales en las tierras que fueron reconocidas a la comunidad de Tuxpan en el año de 1925, misma que se realiza mediante la intimidación de los campesinos que se resisten a rentar sus tierras y la apropiación ilegal de las aguas disponibles en las faldas de los Volcanes de Nieve y Fuego.

Rechazamos el despojo de los bosques de la comunidad de Cherán y de todas las comunidades de la Meseta Purhépecha por parte de grupos de talamontes paramilitarizados con el fin de propiciar la siembra de aguacateras con la complicidad del gobierno que se niega a perseguir y castigar a dichos grupos criminales, mismos que más bien son beneficiados con proyectos productivos gubernamentales.
Exigimos el respeto a la posesión que la comunidad nahua de Santa María de Ostula tiene sobre las tierras que recuperó el 29 de junio de 2009, lugar donde se fundó el pueblo de Xayakalan. Asimismo, exigimos el respeto a su policía comunitaria, el cese de detenciones de comuneros por posesión de armas de fuego y el castigo a los grupos paramilitares que han asesinado, herido de bala y provocando la migración de decenas de familias nahuas de Ostula y Coire. Exigimos la presentación con vida de los comuneros Javier Martínez, Gerardo Vera y Francisco de Asís, éste último comisariado de bienes comunales.
Rechazamos los trabajos de exploración y explotación minera que realizan empresas transnacionales y nacionales en el territorio comunitario correspondiente a las comunidades que integran la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de la costa chica y montaña de Guerrero.
Exigimos la declaración de inocencia y la libertad incondicional de los hermanos amuzgos Silverio Matías Domínguez, Genaro Cruz Apóstol y David Valtierra Arango, quienes fueron sentenciados en primera instancia por el delito fabricado de secuestro con el fin de destruir la Radio comunitaria Ñomndaa-La Palabra del Agua, del municipio de Xochistlahuaca; Guerrero, y favorecer los intereses de la cacique Aceadeth Rocha.

Exigimos el reconocimiento de la Universidad Intercultural de los pueblos del sur del Estado de Guerrero, ya que es una universidad impulsada desde los pueblos indios para preparar profesionistas que defiendan los intereses de los propios pueblos.
Rechazamos la represión gubernamental y paramilitar desatada en contra de nuestros pueblos y específicamente en contra del pueblo triqui de Oaxaca, las comunidades, caracoles y juntas de buen gobierno zapatistas de Chiapas, la comunidad nahua de Santa María Ostula, Michoacán, y la comunidad tzotzil de Mitzitón, Chiapas.
Nos oponemos al desplazamiento forzado de quienes integran el municipio autónomo de San Juan Copala, exigiendo garantías para su retorno; rechazamos la militarización de la región triqui y el castigo de los grupos paramilitares que actúan en la zona, exhortando a las mujeres, hombres, niños, niñas, ancianas y ancianos que integran el pueblo triqui a reconstruir su unidad como pueblo, sin distingo de organizaciones y sin la intromisión de los intereses externos que provocan la confrontación del pueblo triqui.
Rechazamos el despojo de los territorios correspondientes a los pueblos ikoot y binnizá de la región del Istmo de Tehuantepec para la instalación de campos eólicos, perpetrado por las empresas trasnacionales como Preneal, Endesa, Iberdrola, Gamesa y Eurus, en complicidad con todos los niveles de gobierno.
Nos pronunciamos en contra de la detención de 140 adherentes de la Otra Campaña, integrantes del ejido de San Sebastián Bachajón, Chiapas, por la policía estatal, federal y elementos del ejército mexicano, el 3 de febrero del año en curso, mientras realizaban una protesta después de ser despojados de la caseta de cobro de Cascadas de Agua Azul, por un grupo de priístas.

Rechazamos el despojo de tierras por parte del Gobierno del Distrito Federal que encabeza Marcelo Ebrard para la construcción de la línea 12 del metro en tierras de la comunidad nahua de Tláhuac y para la construcción de la Supervía poniente.
Llamamos a reconocer el papel, el trabajo y los derechos de las mujeres indígenas al interior de nuestras comunidades y en la lucha por la liberación de nuestros ´pueblos tribus y naciones.

A 15 años de que se firmaran los Acuerdos de San Andrés entre el gobierno y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, reivindicamos su contenido y los proclamamos, una vez más, como ley suprema de nuestros pueblos.
Reconocemos el extraordinario trabajo realizado en favor de nuestros pueblos por el Obispo Don Samuel Ruiz a lo largo de su vida y nos unimos al dolor por su partida.
Saludamos la realización de la XXIX Reunión del Congreso Nacional Indígena en las región centro pacífico, los días 05 y 06 de marzo de este año en la comunidad de Nurío, con el fin de conmemorar 10 Años de la Marcha del Color de la Tierra y el Tercer Congreso Nacional Indígena.
Dada en la comunidad coca de Mezcala, Jalisco, a los 06 días del mes de febrero de 2011.

POR LA RECONSTITUCION INTEGRAL DE NUESTROS PUEBLOS
NUNCA MAS UN MEXICO SIN NOSOTROS
EL CONGRESO NACIONAL INDÍGENA EN LA REGIÓN CENTRO PACIFICO

Nuevamente intentan callar a Carmen Aristegui, en esta ocasión ciudadan@s rechazan la censura


La noche del domingo 7 de febrero, en medio de la “euforia” del Super Bowl, se dio a conocer la noticia a través de las redes sociales que la periodista Carmen Aristegui no será más la titular de la primera emisión de Noticias MVS. La razón que argumentó el director de la empresa radiodifusora, por medio de su cuenta de twitter, es que la periodista “violó los códigos de ética” de dicha empresa. Más tarde, la productora del programa de noticias confirmó por el mismo medio que a partir del lunes 7 Aristegui ya no estará al aire en MVS.

El supuesto código de ética que violó la periodista es haber dado por cierto un rumor. Esto, según los directivos de la empresa, sucedió cuando Aristegui dio la nota sobre una manifestación pacífica que se llevó a cabo en el Congreso de la Unión por parte de diputados opositores a Felipe Calderón. La manta que desplegaron los diputados traía la leyenda “¿Dejarías a un borracho conducir tu auto? No verdad, ¿Por qué lo dejas conducir al país?”. Cabe mencionar que Aristegui nunca llamó alcohólico o borracho al ocupante de Los Pinos, ella simplemente solicitó a Presidencia que aclare este tema que sí es de interés nacional.

Lo que estamos presenciando con esto, es el intento de callar una voz crítica en los medios de información justo cuando estamos en un año agitado en temas electorales, a lo largo del año varios estados de la república tendrán elecciones y por supuesto, estamos en la antesala de lo que serán las elecciones presidenciales del 2012.

Aristegui ha puesto sobre la mesa de discusión temas como los negocios turbios de PEMEX, el caso de Marcial Maciel, pero sobre todo le ha dado voz a actores sociales que en otros medios han sido silenciados. Por esta y otras razones más, Aristegui goza de respeto y credibilidad de millones de radioescuchas en México que cada mañana la sintonizaban su noticiario por la radio.

Por el contrario para la mayor parte de la clase política resulta un personaje incomodo, es por ello se ha ejercido de nueva cuenta una acción de censura en su contra-no hay que olvidar que en el 2008 Aristegui también fue sacada del aire cuando era titular del noticiario “Hoy por hoy” en la empresa W Radio, filial de Televisa.

Sin embargo, ante la salida del aire de Aristegui, interpretada por millones de radioescuchas como una acción de censura, se desataron manifestaciones de repudio en contra de la empresa MVS por medio de las redes sociales y en las calles.

En la Ciudad de México se llevó a cabo una manifestación a las puertas de la empresa MVS y en Mérida se realizó una acción similar. En punto de las 6 de la tarde se fue congregando un grupo de personas ante las oficinas de MVS, que llegó a aproximadamente 150, para mostrar su rechazo ante la censura ejercida contra Carmen Aristegui. Algun@s manifestantes se cubrieron la boca como forma de protesta. La manifestación estuvo acompañada por el audio en el que Aristegui dio la noticia de la protesta en el Congreso y la causa por la que fue despedida de MVS.

Divers@s manifestantes tomaron el micrófono y expresaron su rechazo a la censura y defendieron la libertad de expresión que debería imperar en el país.

Al poco tiempo que dio inicio la manifestación llegaron dos camionetas antimotines y una patrulla de la policía municipal para vigilar la protesta pacífica, los empleados de MVS se mostraban nerviosos ante los manifestantes.

L@s manifestantes ocuparon parcialmente la calle y gritaron consignas contra la empresa radiofónica y sobre todo contra la persecución que se ejerce desde el poder en contra de periodistas comprometid@s con su profesión.

Este acto de censura se suma a otros de la misma índole como el caso de la revista Contralínea y sus periodistas que están enfrentando la persecución de las autoridades por ejercer libremente su derecho a informar.

Es muy importante que se lleven actos como el realizado hoy en Mérida, ya que el tema va más allá de que una periodista crítica y veraz ha sido censurada, se trata que como sociedad debemos defender nuestro derecho a la libre información, este es un derecho universal que hoy está siendo violado en México. Casos como el de Aristegui y Contralínea son la muestra de que en nuestro país no gozamos de una verdadera libertad de expresión.

lunes, 7 de febrero de 2011

La guerra sucia de la CIA

Proyectos mineros y nuevos programas de gobierno de corte ambiental, la nueva cara del despojo en las comunidades indígenas


Los proyectos de concesiones mineras que los recientes gobiernos federales han entregado a empresas nacionales y cada vez más a corporaciones extranjeras, se han constituido en uno de los principales problemas que enfrentamos por todo el país decenas de comunidades y pueblos indígenas. Las concesiones mineras están devastando nuestros territorios, promueven la división de nuestras comunidades y amenazan los centros de nuestra cultura; uno de los ejemplos más palpables es lo que está ocurriendo con la empresa minera canadiense First Majestic Silver Corp que pone en riesgo el centro religioso y ceremonial de Wirikuta, que es pilar para nuestros hermanos wixaritari.

Así quedó de manifiesto en las denuncias que presentaron al menos tres pueblos indígenas que participaron en la XXVIII sesión plenaria del Congreso Nacional Indígena que se celebró en la comunidad Coca de Mezcala, Jalisco este sábado y domingo.
Los más de 110 delegados de 44 comunidades provenientes de 10 estados del país manifestamos nuestra preocupación y rechazo a la política oficial de entrega de nuestro territorio a empresas mineras. En Wirikuta (Real de Catorce, San Luis Potosí), principal centro religioso y ceremonial de los pueblos wixaritari, denunciamos el proyecto de la empresa minera canadiense First Majestic Silver Copr que amenaza no solo territorios que por siglos han sido poblados por nuestras comunidades, sino también un centro religioso y ceremonial esencial para este pueblo.

En San Luis Acatlán, Guerrero, el gobierno ha abierto la puerta a los proyectos de explotación minera de las compañías Camcin y Salamera, detrás de las cuales se encuentra la gigante Gold Corp, también canadiense.

Manifestamos también nuestra preocupación y rechazo a los nuevos proyectos de gobierno que pretenden intervenir en nuestras comunidades para poner nuestro territorio al servicio de intereses del mercado. Antes era el Procede y ahora el Procecom, Pro Árbol, y áreas naturales protegidas que con el pretexto de protección al medio ambiente, pretenden dividirnos y minar nuestras autoridades y quedarse con nuestro territorio.

El problema de la inseguridad y del crimen organizado también se ha hecho presente entre algunas de nuestras comunidades debido a la incompetencia gubernamental, como es el caso que denunciaron comunidades de Michoacán y otras zonas serranas.

Ante estos problemas, los pueblos y comunidades indígenas del país, reunidos en Mezcala, reafirmamos la voluntad inquebrantable de defender nuestros territorios, nuestras culturas y creencias mediante el ejercicio de la autonomía en nuestra forma de gobernarnos, manejo de nuestros recursos naturales y de reproducir nuestra vida.

En estos dos días de discusión e intercambio de información hemos confirmado que cada vez son más los ejemplos de resolver nuestros problemas por nuestros propios medios sin esperar nada de gobiernos y partidos. Hemos avanzado en la conformación de policías comunitarias tanto en Guerrero, como en Michoacán, para la defensa de nuestros territorios.

En Guerrero, la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) propone la defensa comunitaria del territorio, la ubicación del trabajo de la policía comunitaria y la soberanía alimentaria.

Asimismo, hemos mejorado las formas autónomas y comunitarias de gobernarnos, mediante asambleas, trabajo comunitario y rotación de nuestros dirigentes.

La defensa de nuestra cultura, religión y centros ceremoniales fue un punto importante mencionado por varios de los representantes de pueblos indígenas que asistieron a esta reunión del CNI.

domingo, 6 de febrero de 2011

Representantes de 44 comunidades indígenas comparten experiencias de construcción de autonomías en sus pueblos


Aunque hay importantes avances, bajo la forma de diversos proyectos que están en ejecución, las comunidades indígenas de México están enfrentando añejos y nuevos obstáculos para la construcción de formas de autonomía, como la aplicación de programas de gobierno y la injerencia de partidos politicos, al tiempo que siguen siendo afectados por el despojo de sus tierras y recursos naturales.

Los representantes de las 44 comunidades presentes en la XXVIII Reunión Plenaria del Congreso Nacional Indígena (CNI) Región Centro Pacífico, que se celebra hoy y mañana en la comunidad indígena coca de Mexcala, Poncitlán, Jalisco, están analizando lo que representa para ellos la autonomía, y han coincidido en que se trata de avanzar en el autogobierno de los pueblos, alejándose de la injerencia de los partídos políticos y con independencia de los gobiernos federal, estatal o municipal.
Asimismo, los delegados coincidieron en la autonomía se ejerce desde diferentes esferas, desde el respeto por las fiestas ancestrales de cada comunidad, pasando por la posibilidad de que cada pueblo pueda decidir y ejecutar sus propios acuerdos para la administración de la justicia, seguridad, educación, medios de comunicación y conservación de sus culturas, usos y costumbres. Hasta mantener el derecho de transmitir a las nuevas generaciones los conocimientos ancestrales de los pueblos indígenas. Ejercer la autonomía incluye la posibilidad de que cada comunidad pueda conservar su identidad y unidad.

Pero el avance hacia la autonomía ha sido difícil para cada comunidad. Por una parte, denuncian que aunque en muchos casos los pueblos han podido mantener una independencia del Estado, los gobiernos han encontrado nuevas formas de obstaculizar el desarrollo de los proyectos autonómicos, como por ejemplo, a través de nuevos programas gubernamentales que han dividido a algunas comunidades, particularmente el Procede.

Asimismo, denuncian que los partidos políticos continúan tratando de interferir dentro de los propios pueblos, muchas veces mediante la coptación de sus representantes.

Adicionalmente, muchas de las comunidades sufren el despojo de sus tierras y recursos naturales, por culpa de proyectos empresariales en sectores industriales como la minería, generación de energía o agropecuario, entre otros.

Las consecuencias de los ataques tanto gubernamentales como enpresariales se reflejan desde la usurpación de tierras y recursos naturales, hasta los múltiples casos de asesinatos, violaciones, encarcelamiento y tortura que han sido denunciados en la reunión del CNI.

Pero el problema del despojo es una amenaza que se inició desde el periodo de la Conquista, ¨no sólo nos despojanos del territorio, también de nuestra cultura, nuestra lengua, nuestra vestimenta, nuestra comida, nuestros rituales, nuestras religiones, nuestras deidades¨.

A pesar de los obstáculos, nuevos y viejos, las comunidades han destacado los avances que han logrado en la construcción de su autonomía, como son la creación de policías comunitarias para mantener la seguridad de los pueblos; el fortalecimiento de los gobiernos tradicionales; diálogos de interculturalidad; rescate de la lengua, vestimenta y cultura tradicionales; incorporación de los jóvenes en los procesos comunitarios y la creación de medios de comunicación comunitarios.

La XXVIII reunión plenaria del Congreso Nacional Indígena región Centro-Pacífico continuará este domingo 6 de febrero en Mezcala, Jalisco. Invitamos a todos los representantes de los pueblos indígenas y a medios de comunicación a estar presentes en la presentación de las conclusiones de esta reunión este domingo a las 2 de la tarde en la plaza principal de Mezcala.

ASISTENTES LA XXVIII reunión plenaria del Congreso Nacional Indígena región Centro-Pacífico

MICHOACÁN, Nurío, Comachuen, Cherán, Ostula, purépecha

GUERRERO, Jicamaltepec, San Luis Acatán, San Luis Acatun

OAXACA, San Juan Copala, Río Venado

DISTRITO FEDERAL, comunidad triqui, Milpa Alta, Santa Cruz Acalpixca

DURANGO, Banco de San Hipólito

CHIAPAS, Acteal de las Abejas

JALISCO, Ajijic, San Andrés Cohamiata, Santa Catarina, Mezquitic, San Sebastián Teponahuaxtlán, San Antonio Tlayacapan, Tuxpan